¿Cómo pueden las bacterias intestinales protegernos de los daños encefálicos posteriores al ictus?

Muchas personas usan los probióticos para conservar o recuperar las bacterias «buenas» del intestino. El proyecto MetaBiota, financiado con fondos europeos, ha ido más allá al demostrar que estas bacterias beneficiosas, la microbiota, pueden tener una influencia positiva al ayudar a los pacientes de ictus a recuperarse mejor. Esto podría abrir la puerta a tratamientos nuevos y emocionantes.

Other news